sábado, 2 de julio de 2011

Una agenda ocupada



"Toda la ciudad se agolpó a la puerta. Y sanó a muchos..." Marcos 1:33-34

¿Vives muy ocupado? Los plazos de entrega comerciales, las cuotas de productividad, y el transportar a los hijos a actividades educacionales y deportivas pueden indudablemente llenar tu agenda. Es fácil pensar: Si no tuviera tantas responsabilidades, podría andar en una comunión vital con Dios.

Sin embargo, C. S. Lewis señala con sabiduría que nadie estaba más ocupado que Cristo. «Nuestro ejemplo es el Jesús… del taller, los caminos, las multitudes, las demandas clamorosas y la oposición avinagrada, la falta total de paz y de privacidad, las interrupciones. Por eso,… es la vida divina operando en condiciones humanas».

Acerca de Jesús en Capernaum, leemos: «Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; y toda la ciudad se agolpó a la puerta. Y sanó a muchos…» (Marcos 1:32-34). Al día siguiente, Cristo buscó un lugar solitario para orar. Allí recibió dirección de su Padre para continuar con un ministerio exigente en otro lugar. Nuestro Señor estaba en comunión con su Padre y dependía del Espíritu para que obrara a través de Él.

¿Tienes una agenda exigente? Sigue el ejemplo de Jesús y aparta un tiempo especial para orar. Luego, depende tú del poder de Dios para que te ayude a cumplir con las exigencias del día.

Reflexión: Para mantener tu vida en equilibrio apóyate siempre en el Señor, Sus fuerzas son Inagotables.

Escrito por: Editores de Nuestro Pan Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...