martes, 23 de febrero de 2010

Los 10 mandamientos

Imagen de Gustave Doré

1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: 2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.
3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.
8 Acuérdate del día de reposo para santificarlo. 9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 10 mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.
12 Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.
13 No matarás.
14 No cometerás adulterio.
15 No hurtarás.
16 No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.
17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.




Éxodo 20:1-17



__________________________



Una vez que somos salvos, las cosas no son tan difíciles como lo imaginábamos desde las tinieblas, desde el mundo.

Quiero contarles lo que me sucedió con respecto al primer mandamiento de Dios el cual dice:



"No tendrás dioses ajenos delante de mi"



Siempre fui creyente pero no aceptaba a Jesús en mi corazón. Una vez salva, miré en mi habitación y me di cuenta de que estaba no solo desobedeciendo a Dios sino que también le estaba siendo infiel con respecto a la cantidad de imágenes desde santos hasta dragones y hadas que había en mi habitación. Ahí me di cuenta de mi error y los quité a todos sin el menor dolor. Qué sucedio? Dios actuó en mi y me hizo darme cuenta de la situación. Por eso es que uno no tiene que realizar ningún esfuerzo físico ni emocional, es el Espíritu de Dios que vive en nosotros el que va haciendo su milagro. No es ésto maravilloso?!



Que Dios los bendiga!

Si aún no se arrepintieron de sus pecados y no aceptaron a Jesús en su corazón, den ese paso y les aseguro que jamás se arrepentirán de la gracia de Dios que vivirá en uds.

Gracias Señor por guiar cada uno de mis pasos y hacerme dar cuenta de mis errores. Amén.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...