domingo, 3 de octubre de 2010

Angustia, ansiedad, depresión..?



A veces las cosas no suceden como nosotros quisiéramos y nos ponemos mal, pero muchas veces las cosas que nosotros anhelamos, no son las que Dios quiere para nuestras vidas. Dios es sabio y sabe porqué hace las cosas, para todo tiene un propósito.

Otras veces, el convivir con éste mundo nos hace desear incluso irnos de acá. He llegado a pedirle a Dios que me lleve como lo hizo con Enoc y Elías, hasta he clamado por la pronta venida de su reino, solo para evadir las pruebas, pruebas que a veces son tristezas que nos duelen en lo profundo del alma. Pero Dios muchas veces nos envía tormentas o desiertos para que cambiemos de actitud ante algo que no estamos haciendo bien, quizás no estamos siguiendo sus mandamientos y él nos hace ésto para que volvamos al camino correcto. Entonces él pone estas situaciones para que pasemos tiempo con él. El quiere que echemos toda nuestra ansiedad sobre él y nada más que en él. Cuantas veces usamos a personas de salvavidas o de oasis para que nos acompañe en nuestras tribulaciones? Porqué lo hacemos si a quien debemos recurrir es al Señor, nuestro Dios de toda consolación.
El dolor pasará cuando le contemos todo a él, y el sabrá exaltarnos a su tiempo.. y creceremos en él..

"Humillaos, bajo la poderosa mano de Dios para que él os exalte cuando fuere tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros"1Pedro 5.6-7

Muchas veces podrá pasarnos que no querremos levantarnos de la cama, quizás hay personas que nos han lastimado y debemos perdonar, pecados que no hemos confesado, o el mismo ruido del mundo nos agota, pero mayor es el que está en nosotros que el que está en el mundo.

Miren el caso de Elías,uno de los profetas de Dios:

"Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.
Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; he aquí luego un ángel le tocó y le dijo: Levántate y come.
Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.
Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta" 1Reyes 19.4-7



Elías deseaba morirse, y el ángel de Jehová (que es Jesucristo)le dijo que se levante y coma porque todavía quedaba un largo camino por andar. Así que cada vez que no querramos estar acá, recordemos que nuestro precioso Salvador murió por nosotros para que seamos su pueblo, y nosotros debemos vivir para él y hacer la diferencia en éste mundo pecaminoso.
Somos hijos de un REY..hay mucho por hacer..esfuérzate y sé valiente, levántate y come, no temas ni desmayes, queda mucho camino por recorrer.

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en donde quiera que vayas" Josué 1.9
_______________________

Padre amado, te doy gracias porque estas conferencias femeninas han sido de mucha bendición, me haz hablado tanto Señor mío! gracias por amarme, por ser mi guardador.
Te pido que seas de bendición a aquellas personas que lean ésto, que les hables como lo haz hecho conmigo, que puedan ver la vida con tus ojos, en el nombre de Jesucristo, mi amado Salvador.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...