martes, 19 de abril de 2011

Escudriñando y amando la Palabra de Dios





“Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba (interpretaba) en todas las escrituras lo que de El decían” Lc.24:27




HERMENÉUTICA: La hermenéutica es la ciencia de la interpretación. El término etimológicamente se deriva del verbo griegohermēneuō, que significa explicar, traducir, interpretar. La hermenéutica aplicada al campo de la teología cristiana, tiene por objeto fijar los principios y normas que han de aplicarse en la interpretación de los libros de la Biblia

EXEGESIS:La exégesis (del griegoexegeomai = explicar, exponer, interpretar). La exégesis es una tarea hermenéutica. Este término se usa actualmente para expresarla práctica de la interpretación del texto. Puede también definirse como el proceso de reconstruir el acto comunicativo determinando el significado o significados que para los participantes en la comunicación haya tenido dicho acto.


NOTA: La Biblia es nuestra regla de fe, pero este concepto aparecería desvaído si el contenido bíblico llega a nosotros desfigurado por interpretaciones torcidas. De la fiel interpretación de la escritura la Iglesia ha derivado sus mayores beneficios. Por el contrario la exégesis torcida de determinados textos ha dado lugar a los más variados errores, algunos de ellos nefastos.


ILUSTRACIONES DEL CONCEPTO DE HERMENEUTICA, ASI COMO DE SU PRACTICA EN LA BIBLIA

1. En los días del Antiguo Testamento, sobresale la labor de Esdras, el fiel sacerdote judío que públicamente leía al pueblo en el libro de la Ley de Dios, aclarando e interpretando el sentido para que comprendieran la lectura. (Nh.8.8)
2. En el Nuevo Testamento, es de notar el interés con que una y otra vez los escritores tratan de aclarar los términos o expresiones que pudieran resultar de difícil comprensión para sus lectores. El verbo hermēneuōaparece en el texto griego de cada uno de los ejercicios aclaratorios que se mencionan a continuación: Mt.1:23 (al nombreEm an u el se añade su significado: “Dios con nosotros”), Mr.5:41 (a la frase aramea Talitha, Koumi sigue su traducción: “muchacha, levántate”), Mr.15:22 (gólgota es equivalente a calavera), Jn.1:38 (rabí significa maestro). Aún podrían añadirse otros ejemplos (Mc.15:34, Hc.4:36, 13:8).
3. Mucho más notable es la labor exegética de Jesús mismo, tanto en lo que concernía a la Ley mosaica –a cuya interpretación aporta una dimensión mucho más profunda que la de los rabinos judíos- como en torno a los textos mesiánicos del Antiguo Testamento, que hallaban en El su cabal cumplimiento. Lucas sintetiza admirablemente el magisterio exegético de Jesús cuando se refiere el diálogo con los discípulos de Emaús. “comenzando por Moisés y siguiendo por todos los profetas, les iba interpretando” (diērmēneuen). Y El, a su vez, fue el intérprete del Padre, el que lo explicó (Jn.1:18)
4. Felipe explicó acertadamente una parte del libro del profeta Isaías a un hombre etiope (Hc.8:26-40) 5.Hay porciones fundamentales de Nuevo testamento, que constituyen una interpretación del Antiguo, ejemplo de ello es La Carta a los Hebreos.


RECURSOS



Hay una gran cantidad de excelente material complementario que ayuda a comprender mejor a las personas lo que leen y estudian de la Biblia. Aparece a continuación una lista de algunos recursos que debemos poseer para realizar una buena exégesis.
1. BIBLIAS: Nótese que ponemos Biblias (en plural) porque consideramos de antemano que no existe una
traducción perfecta de la Biblia. Lo ideal sería que todos pudiésemos leer la Biblia en hebreo (la mayor parte del Antiguo Testamento), arameo (mitad de Daniel, partes de Esdras, y algunos textos aislados en otros libros) y griego (todo el Nuevo Testamento). Aun los que manejan bien estos idiomas recurren a otras traducciones para comparar su propia traducción. Todo esto significa que no se debe usar una sola traducción de la Biblia. Hacerlo limita al lector a las preferencias exegético-hermenéuticas y a los métodos de traducción del traductor, o traductores.
El estudiante de la Biblia debe hacer uso de dos o tres versiones diferentes de la Biblia. Visto lo anterior, podemos sugerir al estudiante de la Biblia las siguientes versiones: Dios Habla Hoy (traducción por equivalencias dinámicas); Reina-Valera 1960 (traducción por equivalencias formales). También se recomiendan: La Biblia de Jerusalén (de gran ayuda para la exégesis) y la Nueva Biblia Española (traducción por equivalencias dinámicas)
2. CONCORDANCIAS: Son indispensables para el trabajo exegético. La concordancia enumera los lugares
(un libro, un testamento, toda la Biblia) donde aparece una palabra. Nos ayuda a determinar el uso, la
distribución y los contextos de una palabra específica.
Las concordancias son útiles para el estudio temático (por ejemplo, salvación) o para descubrir los temas
característicos en los distintos libros de la Biblia.
3. DICCIONARIOS: Estos dan información necesaria para ubicar el mensaje Bíblico en su contexto
inmediato y global. Por ejemplo, ofrecen información detallada de una ciudad o un monte. Presentan un panorama completo de un concepto teológico (elección, pecado). Dan biografías completas de personajes importantes de la Biblia. Ofrecen datos arqueológicos, históricos y culturales. Tienen mapas y cuadros cronológicos. Dan información importante sobre cada libro de la Biblia.
4. COMENTARIOS: Es imposible dar aquí una lista de comentarios que quisiéramos sugerir para cada uno
de los libros de la Biblia. Sin embargo, si queremos dar algunos consejos a seguir para hacer la mejor elección. En primer lugar, el estudiante de la Biblia debe tener como regla no usar ningún comentario hasta haber hecho su propia investigación. Recurrir a un comentario antes de hacer el estudio personal ayuda a la pereza mental y le roba al estudiante la satisfacción de haber descubierto algo por sí mismo. En segundo lugar, hay que evitar aquellos comentarios de carácter devocional, que no ayudan al estudiante a encontrarse con los asuntos propiamente exegéticos, sino que de inmediato saltan a la aplicación. Los comentarios recomendados son aquellos que empiezan con una introducción bastante completa, donde se encuentran detalles de donde, cuándo y quién escribió el libro, por qué y para quién lo escribió, cuál es su estructura y bosquejo, y cuáles son sus temas teológicos más importantes. Además, estos comentarios explican, paso a paso, las unidades de discurso, los problemas de traducción, la estructura de cada unidad, y todo lo que tiene que ver con la mejor comprensión del pasaje.
5. HISTORIAS (del Antiguo y Nuevo Testamentos): Estos libros son muy importantes para ubicar libros y
pasajes en el contexto histórico al que se refieren y al que perteneció el autor y su audiencia. Ayudan al estudiante de la Biblia a tener un cuadro más realista de la historia bíblica, y a poder colocar libros y personajes bíblicos en una correcta perspectiva histórica. Se debe recordar que el orden canónico (de los libros de la Biblia) no sigue una línea histórica.


NOTA: La obra del Espíritu Santo es indispensable para la comprensión de la palabra de Dios; pero no es, por lo general, una obra que nos ahorre la saludable tarea de la hermenéutica. Es guía, no atajo, para llevarnos al conocimiento de la verdad de Dios. Por tal razón contar con el Espíritu no excluye la necesidad del estudio encaminado a desentrañar lo mas exclusivo y fielmente posible el significado de los textos sagrados.
Los diversos ministerios cristianos son dones del Señor a su Iglesia para su edificación, y uno de los principales deberes de todo ministro es manejar rectamente (orthomeō) la palabra de verdad (2.Ti.2:15), así como uno de sus mayores pecados es adulterar (kapēleuō = desnaturalizar con fines indignos) esa palabra (2.Co.2:17). Por eso Pedro refiriéndose a algunos escritos de Pablo, afirma que son “difíciles de entender” y que los indoctos e inconstantes “los tuercen, al igual que las demás escrituras, para su propia perdición” (2.P.3:15-16)


REQUISITOS DEL INTERPRETE

1. GENERALES:Es decir los que debe tener en cuenta cualquier exegeta respecto a cualquier clase de
literatura y no solamente con los escritos sagrados.
a) OBJETIVIDAD:El exegeta, sean cuales sean sus puntos de vista iniciales, ha de acercarse
con actitud muy abierta al texto, permitiendo que este lo modifique parcial o totalmente en la medida que no se ajusten al verdadero contenido de la escritura examinada. Si cumple honradamente su cometido lo que haga será exégesis, no eiségesis; es decir, extraerá del texto lo que este contiene en vez de introducir en él sus propias opiniones.
b) ESPIRITU CIENTÍFICO: Se debe prestar atención a la crítica textual, al análisis
lingüístico, a la consideración del fondo histórico y a todo cuanto pueda contribuir a aclarar el significado del texto (arqueología, filosofía, obras literarias más o menos contemporáneas, etc.) c) HUMILDAD: Esta cualidad es inherente al espíritu científico. Cuanto más se amplía el
círculo de lo sabido, mayor aparece el de aquello que aun queda por descubrir. Y aun lo que se da por cierto ha de mantenerse en la mente con reservas, admitiendo la posibilidad de que nuevos descubrimientos o investigaciones más exhaustivas obliguen a rectificaciones. En el campo científico nunca se pude pronunciar la última palabra.

2. ESPECIALES:Son los propios de un estudio que pone al intérprete a la escucha de Dios. Es decir propios de la Sagrada Escritura.
a) CAPACIDAD ESPIRITUAL:La mente, los sentimientos y la voluntad del exegeta han de
estar abiertos a la acción espiritual de la Escritura. Ha de establecerse una sintonía con el mensaje que la Biblia proclama. Sólo el creyente puede ahondar en el verdadero significado de la Escritura porque el mismo Espíritu que la inspiró realiza en él una obra de iluminación que le permite llegar, a través del texto, al pensamiento de Dios. La facultad de discernimiento espiritual del creyente ha de ser alimentada por una actitud de reverente dependencia de la dirección divina. Todo trabajo de exégesis debe ir de la mano con la oración (orar bien es estudiar bien). El exegeta mas que cualquier simple lector de la Biblia, habría de hacer suya la súplica del salmista: “Señor, abre mis ojos y miraré las maravillas de tu Ley” (sal.119:18)
b) ACTITUD DE COMPROMISO:El mensaje bíblico ha de influir decisivamente en la
vida del intérprete. La comprensión de la palabra de Dios lleva inevitablemente al compromiso con Dios, a la decisión de aceptar lo que El ofrece y darle lo que exige, a hacer de su verdad nuestra verdad, de su voluntad nuestra voluntad y de su causa nuestra causa.
c) ESPIRITU MEDIADOR: La hermenéutica debe abrir un diálogo entre el pasado del autor
bíblico y el presente del lector. Y como mediador en el diálogo está el intérprete, quien ha de recorrer una y otra vez el círculo hermenéutico, acercándose por un lado al texto y por otro a su propio contexto histórico, interrogando a ambos hasta llegar a discernir la palabra de Dios, significativa para los hombres de cualquier lugar o época.

METODOS DE INTERPRETACION BIBLICA
En toda labor de investigación, los resultados dependen en gran parte de los sistemas o métodos de trabajo que se empleen. La tarea hermenéutica no es una excepción, pues el modo de inquirir el significado de los textos determina considerablemente las conclusiones del trabajo exegético. Ello explica la disparidad de interpretaciones dadas a unos mismos pasajes de la Escritura, con las consiguientes implicaciones teológicas y prácticas.
1.METODO ALEGORICO: este método se concentra no en lo que dice el texto, sino alega que hay algo debajo del texto, que le toca al intérprete de un modo subjetivo encontrarlo. Subjetivo quiere decir que el que piensa, determina lo que significa el objeto estudiado. Insiste que debajo de lo obvio, hay algo más rico, profundo e importante que viene a ser el sentido verdadero. De tal manera que es un método individual que varía de acuerdo con los gustos y hábitos de cada cual que interpreta.
El problema con este método está en el hecho que cada uno somos diferentes. El intérprete al analizar el texto lo filtraría por medio de su propia experiencia y no de acuerdo a lo que realmente dice. Usando este método cae el intérprete en parcialidad y quiere que la Biblia diga lo que él siente. Así que este método es muy arbitrario ya que puede hacer que el texto diga cualquier cosa.
2.METODO LITERAL: Su enfoque es aceptar lo que dice literalmente; al pie de la letra. En este método hay aspectos que debemos considerar, los cuales son:

(A) Examinemos las palabras según su uso en la oración

(B) Examinemos la oración según su contexto

(C) Comparemos las ideas similares

(D) No puede haber contradicción

(E) Preferimos los textos que son claros con relación a los oscuros

(F) Observemos con cuidado; el deletreo, la gramática y si son figuras literarias. Estas figuras las veremos más adelante.

El problema o debilidad de este método es llevarlo al extremo. Un ejemplo de un mal uso de este método se puede dar en el Salmo 130:1 si la frase “de los profundos” se interpreta diciendo que la oración debe practicarse lo más bajo posible.
3. METODO DOGMATICO: Ante todo un dogma es un punto doctrinal adoptado por un grupo
religioso; de tal manera que este método se conforma dentro de lo que un grupo permite. Realmente afirma que solamente unos hombres pueden descifrar lo escrito en la Biblia y que lo hacen influenciados por los dogmas de la iglesia. En sí, lo que hace es buscar en la Biblia versículos que estén de acuerdo con los dogmas ya aceptados. Es un método arbitrario, ya que si un texto bíblico cuestiona o niega un dogma, automáticamente es desconectado. En un sentido hay parcialidad y práctica de eiségesis en lugar de exégesis. El problema con este método radica en quien determina lo que creemos: La Biblia o el hombre. Recordemos que la Biblia es la autoridad y no el individuo. (ver 1. Pedro 1:20-21).
4. METODO LIBERAL: Este método se basa en la tesis de que lo sobrenatural no existe. Por tanto no cree en la inspiración de la Biblia, en los milagros, y mucho menos de que exista un Dios que influye directamente sobre la historia. En definitiva rechaza todo lo que la razón no puede explicar. Se declara libre para pensar lo que quiera, y creer lo que le parezca razonable, sin recurrir a otra autoridad a parte de su propio raciocinio.


div>La explicación que se daría a Mateo 14:25, donde leemos que Jesús caminó sobre el mar siguiendo este método, es que el Señor ando fue sobre la orilla. Finalmente en Exodo 14:21-27 tenemos el caso de Israel cruzando el Mar Rojo. La explicación de que el nivel del agua era bajo, no es suficiente ya que no explica como se ahogaron entonces los egipcios.
5. METODO GRAMATICO-HISTORICO: Este es el primero de los métodos para la práctica de
una exégesis objetiva. Sin lugar a dudas es superior a los anteriores. Como su título lo indica, tiene por objeto hallar el significado de un texto sobre la base de lo que sus palabras expresan en su sentido llano y simple a la luz del contexto histórico en que fueron escritas. La interpretación se efectúa de acuerdo con las reglas semánticas y gramaticales comunes a la exégesis de cualquier texto literario, en el marco de la situación y de los lectores de su tiempo. En síntesis el estudio gramático-histórico de un texto incluye su análisis lingüístico (palabras, gramática, contexto, pasajes paralelos, lenguaje figurado, etc.) y al examen de su fondo histórico.
Es tarea del intérprete determinar con la mayor precisión posible lo que el escritor sagrado quiso realmente decir. Salvo casos excepcionales (casos en los que no comprendieron a profundidad lo que exponían, como en el caso de algunas profecías, por ejemplo ver 1.Pedro 1:10-12), los escritores bíblicos sabían bien lo que habían de comunicar, y su lenguaje en toda su variedad de géneros y estilos, significaban lo que decía. Atribuir a un pasaje significados acordes con la “comprensión previa” a los prejuicios del intérprete, pero ajenos a la intención del autor, no es interpretar, sino violar el texto. Violación se comete también cuando de algún otro modo se pretende establecer una diferencia entre lo que los escritores sagrados pensaban y lo que escribieron.
5.1. REGLAS BASICAS PARA INTERPRETAR (siguiendo el método gramático-
histórico)
• Dejar que la Biblia sea su propio intérprete cada vez que sea posible.
• Tomar literalmente, lo más posible, las palabras de la Biblia. Sólo debe buscarse el
significado figurado cuando el literal carezca de sentido.
• Colocar todas las interpretaciones hechas dentro del contexto del cual fueron tomados los
pasajes, para ver si se ha cometido alguna arbitrariedad en la interpretación.
• Considerar el tema o propósito del libro cuando se intérprete un pasaje específico de dicho
libro.
• Ser reflexivo al hacer la interpretación. Evitar los juicios acelerados. Buscar las razones que
pudieran demostrar que su interpretación es incorrecta.


Fuentes:


-Descubre la Biblia, Manual de Ciencias Bíblicas. Varios Autores. Sociedades Bíblicas Unidas
-Hermenéutica Bíblica. Autor, José M. Martínez. Editorial, Libros Clie.



tomado de http://es.scribd.com/doc/16495547/HERMENEUTICA-BIBLICA-MODULOS-DE-CLASE

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...