miércoles, 26 de septiembre de 2012

Anunciando las virtudes de Dios

"Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;10 vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia."1Pedro 2

HERMANOS en Cristo: anunciar las Virtudes de nuestro Dios es ALABARLO ANTE EL MUNDO, es contar como es El y qué obras maravillosas hace. En los salmos podemos ver que hablaban del Carácter de Dios y de como habían sido librados de alguna batalla por medio de Su Obrar Poderoso. En simples palabras, anunciar las Virtudes de Dios es dar testimonio de nuestro Padre y Señor. Los aliento a confesar a quienes le rodean las maravillas que el Señor ha hecho con uds. estos últimos días y qué atributo les ha mostrado el Señor (amor, compasión, paciencia...?). Cuenten lo que Dios ha hecho en Sus Vidas, vivan una vida conforme a la Voluntad de Dios para que el mundo sienta ganas de tener a Jesús como Salvador!

Los invito a mi página de FACEBOOK, otro lugar en donde estaré anunciando las Virtudes de mi Señor comenzando por Su Amor:


que el Señor te bendiga, guarde y guíe =)
con amor, Vale

viernes, 21 de septiembre de 2012

Felices los misericordiosos

*Dedicado a mis hermanos en Cristo*

"Misericordia es compasión hacia alguien con necesidad o con angustia, e impotente, o endeudado, y sin derecho a un tratamiento favorable. La gracia se ocupa del hombre, en su condición de culpable; la misericordia en su condición de desdichado" Nuevo Diccionario Bíblico Certeza

Estudiando las bienaventuranzas, terminé realizando sermones, en vez de estudios bíblicos. Con respecto a este tema hay mucho para hablar, podríamos enfocarnos en la misericordia que caracteriza a nuestro Padre que es la primer perfección que vimos en acción el día de nuestra Salvación, o sobre el perdonar a los hermanos o a quienes nos lastiman o sobre la ayuda que podemos dar a quienes tienen necesidades materiales. Pero la semana pasada, en cada predicación, en cada devocional o incluso en facebook, me habló de predicar. Así que hermanos, espero dejarles hoy lo que el Espíritu de Dios ha sembrado en mi corazón días atrás: COMPASIÓN POR LAS ALMAS. Si bien muchos de nosotros tenemos el don de evangelizar, hemos sido escogidos por Dios para anunciar Sus Virtudes (1Pedro 2.9), para contarle al mundo de donde nos sacó el Señor y en qué lugar nos colocó. Es un mandato de nuestro Señor Jesucristo, el de predicar la palabra a toda criatura (Marcos 16.15). Dios hizo misericordia con nosotros, para que hagamos misericordia. A unos nos será más fácil que a otros el hacerlo, pero es un deber de cada hijo de Dios. No temamos porque el Espíritu Santo es nuestro Ayudador, quien nos dará la palabra justa en el momento indicado, Dios abrirá o cerrará nuestras bocas cuando El lo disponga; incluso muchas veces nos será más fácil contar nuestro testimonio que usar algún sistema de evangelización. Hermanos, que siempre sea con amor, porque hay muchos que predican el evangelio con ira, y esto no proviene de Dios. Dios siempre es amoroso para decir las cosas, hasta cuando nos habla de pecado lo hace en el tono más dulce y bajo. Al menos a mi vida se manifiesta así, con dulzura es que ha hecho derretir de amor mi corazón y arrepentirme de mi maldad. Dios nos lleva a la tristeza para corregirnos, pero la culpa proviene del diablo. Hermanos, ES POSIBLE PREDICAR LA VERDAD EN AMOR.

Para aquellos que tienen el don de evangelizar quiero dejarles este versículo de 2Timoteo 4: "Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio."

Mientras me hallaba orando, recibí las palabras que están en Isaías 55, en donde consideré especialmente las siguientes:

"He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado...10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié. 12 Porque con alegría saldréis, y con paz seréis vueltos; los montes y los collados levantarán canción delante de vosotros, y todos los árboles del campo darán palmadas de aplauso. 13 En lugar de la zarza crecerá ciprés, y en lugar de la ortiga crecerá arrayán; y será a Jehová por nombre, por señal eterna que nunca será raída."

Hermano no te preocupes si no sabes como predicar, siempre puedes dejar un tratado evangélico bajo la puerta de alguien o dárselo en su mano, y orar por esa persona; recuerda que la palabra del Señor nunca vuelve a El vacía. El Señor hará descender el Espíritu Santo para que riegue aquel corazón que recibió la preciosa semilla que le entregaste. Además iremos con alegría y en paz regresaremos, y a su vez tendremos un jardin interior con los mejores frutos.

Recordemos que una vez una persona se acercó a nosotros y nos habló de nuestro amado Salvador. Así también tengamos compasión de aquellos que nos rodean que aún viven en oscuridad sin saber que pueden vivir una vida espiritual abundante por medio del sacrificio consumado por Jesús, el Hijo de Dios, en la cruz del Calvario.

Si aún no tienes a Dios en tu vida, te cuento que no llegaste aquí por casualidad, sino porque el Creador del Universo te guió hasta aquí. El te dice hoy: "7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos."
La Palabra de Dios está Viva y es Eficaz, se cumple, es inspiración del Espíritu Santo. Si crees que Jesús es el Hijo de Dios que fue enviado por Su Padre para que todo aquel que crea en El no se pierda, más tenga vida eterna...serás salvo de la condenación eterna. Pide perdón a Dios por tus pecados, Cristo ya murió por ellos, solo tienes que tomar de esa salvación, creyendo en que Cristo murió por ti, y que Dios puede limpiar tus pecados con el mismo poder que levantó a Cristo de entre los muertos. Lee la biblia, ora y busca una iglesia cristiana evangélica donde se predique la verdad.

Que el Señor los bendiga, guarde y guíe =)
con amor, Vale


viernes, 14 de septiembre de 2012

Felices los sedientos y los hambrientos

En Lucas 6.21a dice: "Bienaventurados los que tenéis hambre porque seréis saciados"
La palabra justicia (#1343, del griego dikaiosúne) que aparece en las bienaventuranzas proviene de "equidad" como carácter o acto, pero especialmente se utiliza con respecto a la justificación. El diccionario Certeza (pág. 767) dice que:  "para Pablo, la justificación es la acción de Dios de remitir los pecados de los hombres culpables, y considerarlos justos, gratuitamente por su gracia, mediante la fe en Cristo, sobre la base, no de sus propias obras, sino de la obediencia a la ley y el derramamiento redentor de su sangre por parte del Señor Jesucristo, en representación de ellos."
Toda persona sin Cristo, tiene hambre y sed de la Justicia Divina, incluso sin saber que necesita de ella. Es tal el hambre y sed que las personas se convierten en compradores compulsivos, buscadores de todo tipo de placer, y mucho mas, con el solo objeto de llenar, de saciar o satisfacer ese vacio interior (que no saben con qué taparlo), yendo a terapias alternativas, gastando dinero hasta endeudarse, cambiando de auto, de casa, de marido o esposa, de novios, de amistades...en un fracasado intento de llenar con cosas materiales o "sensoriales", el unico lugar en nuestro interior que tiene las dimensiones del Espiritu de Dios. Jesus dice en Lucas 6.25a: ¡Ay de vosotros, los que ahora estais saciados!porque tendreis hambre...Muchas personas hasta han logrado llenar el lugar de Dios con falsas religiones, con los deleites de este mundo o al igual que los fariseos con una justicia propia, pero esa llenura solo es temporal, son como el pozo de Jacob . Ay, de ellos! En cambio, Jesus es una fuente inagotable de vida que sacia la sed, es un pan sabroso que sacia el hambre. Su Santo Espiritu fluye en nosotros como rios de agua viva, que dan de beber a todos los que tienen sed de Dios, a los quebrantados de corazon, a quienes saben que no merecen la entrada al Cielo porque sus obras son sucias ante la Santidad de Dios. Cuando nos rendimos a los pies de Jesus, el Hijo de Dios, y le reconocemos como Salvador de nuestras almas, es que somos saciados o satisfechos de la Justicia Divina. ¿Porque digo esto? Porque la Escritura dice que "no hay justo ni aun uno", esto quiere decir que todos los hombres son injustos y por lo tanto merecen la condenacion eterna. Pero Cristo, el Justo, vivio 33 años una vida de santidad, fue tentado pero nunca peco, el descendio del Cielo en donde moraba con Su Padre desde la Eternidad, y fue engendrado en Maria por medio del Espiritu Santo. Cristo ocupo tu lugar, y el mio en la cruz del Calavario. Murio la muerte que nos correspondian a vos y a mi. La Ira de Dios que nos correspondian se descargo sobre el cuerpo, alma y espiritu del Santo Hijo de Dios. Jesus fue sepultado y por el Poder de Dios fue levantado de entre los muertos. Mas tarde ascendio a los Cielos y se sento a la diestra del Padre, al lugar de Gloria que siempre fue suyo. Si crees esto, pide perdon a Dios por tus pecados, Recuerda que el Señor Jesucristo está Vivo y puede escucharte, Invoca Su Nombre y dile que crees en que Su Sacrificio puede darte la Vida Eterna. Si es asi, tu oración sera respondida recibiendo al Espiritu Santo en tu interior. Seras saciado/a de Justicia, seras justificado, y santo ante Dios, porque en realidad tu vida estará escondida en Cristo. Para Dios ya moriste en esa cruz, ahora ve a Su Hijo Jesus viviendo en vos, en la forma del Espiritu Santo. Serás Pleno en Dios, veras que ya no necesitarás llenarte de cosas materiales o andar de noviazgo en noviazgo para sentirte pleno, porque ahora tienes la LUZ DE LA VIDA viviendo en vos y esa LUZ ES JESÚS. Lee la Biblia, ora a Dios, recibiendo a Cristo en tu corazón podrás llamar Padre al Creador del Universo, ese Dios que te parecía lejano, será muy cercano.

Que el Señor te bendiga, guarde y guíe =)

con amor, Vale

"Cualquiera que bebiere de esta agua (del pozo de Jacob), volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" JESÚS (Juan 4.13-14)
"Si alguno tiene sed, venga a mi y beba. El que cree en mi, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él"
Juan 7.37-39

viernes, 7 de septiembre de 2012

Felices los mansos

La palabra "manso" (Strong, #4239 ) viene del griego praús que significa apacible, pacífico, humilde. El diccionario Vine la define de la siguiente manera: "Más bien es una obra efectuada en el alma, y se le ejerce en primer lugar y ante todo para con Dios. Es aquella disposición de espíritu con que aceptamos sus tratos con nosotros como buenos, y por ello sin discutirlos ni resistirlos. Este término está estrechamente relacionado con la palabra "humildad" (tapeinofrosune)  y es una directa consecuencia de ella...esta mansedumbre ante Dios, lo es también ante los hombres malos, en base de estar conciente de que éstos, con todos los insultos y malos tratos que pueden inflingir, son permitidos y empleados por Dios para la disciplina y purificación de sus elegidos"

Queridos hermanos, la mansedumbre es un gajo del fruto del Espíritu Santo. El ser manso pertenece al carácter de Cristo. Jesús nos dice en Mateo 11.29: " Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas"...por lo tanto, es una característica que todo discípulo de Cristo debería tener. Ser manso es aceptar la Voluntad de Dios en nuestras vidas. Cuántas veces hermanos nos quejamos de lo que nos toca vivir, cuántas veces somos soberbios en vez de humildes y no permitimos que el Señor nos transforme a esa Preciosa Imagen de sencillez, cuántas veces Dios nos pone la misma prueba y seguimos cometiendo el mismo error...? Eso es rebeldía, hermanos. Es lo opuesto a ser mansos. Mientras estudiaba esta bienaventuranza, vinieron a mis recuerdos la disciplina de mi Padre Celestial para conmigo. Leamos lo que nos dice Hebreos 12: 

"Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.
Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;
y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
    Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
    Ni desmayes cuando eres reprendido por él;
Porque el Señor al que ama, disciplina,
Y azota a todo el que recibe por hijo.
Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?
Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.
Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.
11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados."

Hermanos amados, el Señor nos exhorta de variadas formas y nos envía mensajes de todo tipo cuando estamos yendo por el camino equivocado, porque El es Bueno y Misericordioso. Pero a veces nosotros hacemos oídos sordos, nos hacemos los distraidos, y seguimos poniendo excusas para seguir deleitándonos en nuestros pecados. Hasta que el dia menos pensado recibimos ese castigo, esa disciplina, que les digo que muchas veces tiene un costo muy alto, al menos ante nuestros ojos. Incluso en esa disciplina podemos perder a seres queridos, estabilidad económica, hasta nuestra propia vida como les sucedió a Ananías y Zafira cuando mintieron al Espíritu Santo. Oh, si! con Dios no se juega. Hay que temerle, El es Soberano sobre TODO y TODOS. Nuestro Padre nos disciplina, como todo padre a su hijo, sino seriamos bastardos. En Santiago 4.5 dice que el Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente. Si continuamos leyendo en Hebreos 12.10 nos dice que El nos disciplina para hacernos participantes de Su Santidad. Así que, queridos hermanos, nuestro Señor nos salvó y somos de El, esa tierra eterna que nos corresponde por ser co-herederos con Cristo, la heredaremos porque El nos prometió que nos prepararía lugar, y Dios cumple Sus Promesas. Si somos hijos obedientes mucho mejor aún porque tendremos entrada espaciosa al Reino de los Cielos, y viviremos una vida abundante aquí en todas las bendiciones espirituales que Dios desea darnos; pero la desobediencia solo nos lleva al sufrimiento y Su Disciplina de la cual no hay escapatoria (si es que somos Sus Hijos en verdad) es dolorosa.
Les digo, que luego de la disciplina, vamos a ver a nuestro Padre con más respeto, con temor sabiendo que El es Justo, y aprenderemos a someternos a El...a ser mansos...a dar fruto apacible de justicia. Quizás esto es lo que quiere decir Hebreos 12.11:  "Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados."

Entonces, los mansos son bienaventurados porque recibirán la tierra por heredad. El Salmo 37.11 dice: "Pero los mansos heredarán la tierra y se recrearán con abundancia de paz". Este salmo habla especialmente del camino que llevan los malos y cual será su recompensa. También dice en el v. 22: "Porque los benditos de él heredarán la tierra y los malditos de él serán destruidos"
¿Quienes son benditos y quienes son malditos? 

Sabemos que los mansos son benditos o felices porque recibirán la tierra por heredad. Hay muchas personas que son mansas en este mundo, pero no todas ellas tienen a Jesucristo como Salvador, sino que simplemente tienen una buena ética y moral. Cuando los salmos nos hablan de justos, se refiere a los escogidos de Dios, a los redimidos por la sangre de Jesús. Justo no se refiere a cualquier persona que a "sus ojos" hace las cosas bien, o que cree que por justicia propia puede ser bien visto ante Dios. Jesús fue el único Justo, quien cumplió en perfección la ley, quien siendo en forma de Dios se despojó a si mismo y vivió como hombre pero sin pecado, quien siendo el Hijo de Dios y Heredero de Todo se hizo Siervo para salvar a los pecadores del Castigo Eterno. Si aún no tienes a Cristo en tu vida, si no depositaste tu fe en él, no tienes la vida eterna y ninguna manera de agradar a Dios por muchas cosas buenas que creas que haces. La Biblia nos dice que: el justo por la fe vivirá. No dice que: el justo por obras propias vivirá. Cree en que Jesús es el único sacrificio agradable al Padre, y cree que el mismo Poder de Dios que le levantó de entre los muertos puede darte redención, perdón de pecados y una eternidad en comunión con el Padre. Invoca el nombre de Jesús y serás salvo. Recibe al Espíritu Santo como garantía de salvación, hasta que el Señor vuelva por Su Iglesia.

¿Qué significa recibir la tierra? Hebreos 11 nos dice que: "Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.
Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios."

Cuando los cristianos recibimos a Jesús como Señor y Salvador, pasamos a formar parte de todo lo que tenga que ver con Jesucristo. Romanos 8.17 dice: "15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados."
Al recibir el Espíritu de Cristo en nosotros...Su Padre se convierte en nuestro Padre Celestial, y somos co-herederos de Cristo...SI es que padecemos con él. "Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio; porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir" (Hebreos 13.13-14)

Hermanos, busquemos la guía del Espíritu Santo para ser santificados, de gloria en gloria, haciendo lo que agrada a nuestro Padre y Señor. Seamos agradecidos porque hemos recibido un Reino Incomovible, porque hemos sido sentados en lugares celestiales...
Que el Señor los bendiga, guarde y guíe =)

con amor, Vale


miércoles, 5 de septiembre de 2012

Felices los que lloran



Los que lloran son dichosos porque:
*Serán consolados (Mateo 5.4)
* Reirán (Lucas 6.21b)

El diccionario Strong dice que "los que lloran" (#3996) viene del griego  "pentheo" que significa: los que están tristes, los que se lamentan o los que están de luto. La bendición de ser consolados se produce durante el sufrimiento, quizás una prueba de fe, soportar una tentación o tener una gran pérdida; y la bendición de reír se obtiene al final de este. Como dice Eclesiastés 3.4a, hay un "tiempo de llorar y tiempo de reír"
Muchas veces Dios nos lleva, a Sus hijos, a situaciones fuertes que nos envuelven en tristeza para hacernos crecer y recibir bendiciones espirituales que nos acercan a una comunión más íntima con nuestro Padre. Personalmente, he conocido más íntimamente a mi Padre y Señor en los momentos de lágrimas y dolor que en los de risa. Incluso mucho antes de clamar por socorro, el Espíritu Santo ya está conteniéndome y fluyendo a mi alrededor como si todo estuviera bien. Su Presencia se potencia en situaciones conflictivas. "No hay cosa más bella que el consuelo que da Dios a Sus hijos, las caricias en el corazón...conocer la ternura de Dios es lo más hermoso que puede experimentar un cristiano", así lo expresó un hermano este fin de semana en una predicación que hablaba de la cercanía de Dios con los que sufren. Me encanta cuando los pastores, hablan desde un corazón humilde contando su experiencia personal con el Señor y no solamente de las experiencias que tuvieron otros con Dios en la historia. Se nota cuando alguien conoce de verdad al Señor hablando desde las profundidades de Dios, y no de su propio corazón humano. 

Entonces, podemos ver que los que lloran...recibirán consolación. De esta consolación hablaba hace unos momentos que se recibe durante la misma angustia. Busqué esta palabra y me encontré con algo maravilloso, esto es que además de poder experimentar ese consuelo de Dios, es una experiencia que puedo corroborar con la biblia porque son promesas del mismo Señor Jesucristo.
El diccionario Vine (pág. 195) dice que la palabra "consolación" en griego es parakaleo (#3870) y que dicha consolación es otorgada por el Parakletos (#3875), esto es traducido en Juan como Consolador. En Juan 14 Jesús nos dice: "16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros."
Quien nos consuela es el Espíritu Santo que a su vez es el Espíritu de Cristo y Dios mismo. Las personas del mundo tienen sufrimientos similares a los nuestros pero ellos no pueden recibir la consolación del Espíritu Santo porque no le conocen, porque no tienen a Jesús como Señor y Salvador. Si no eres cristiano y estás leyendo este artículo, quiero animarte a que reconozcas que eres pecador, y que estás lejos de Dios debido a tu pecado. Cree con fe que Jesús es el Hijo de Dios que vino al mundo a ocupar el lugar que a vos te correspondía ocupar como pecador que sos, cree que Jesús murió, fue sepultado y resucitado por Dios de entre los muertos, y que con ese mismo poder puede perdonarte de toda tu maldad y darte la vida eterna. Clama en oración a Dios por perdón con sincero arrepentimiento y recibe al Espíritu Santo en tu corazón, este maravilloso Consolador será tu compañero en toda situación de aquí a la eternidad. Invoca el nombre de Jesús y serás salva/o. Lee los evangelios, orá y congregate en una iglesia cristiana donde se prediquen las verdades bíblicas.
Bueno, continuando con lo que dice el diccionario Vine: Parakletos habla de alguien que es llamado al lado de uno, en ayuda de uno, sugiere la capacidad para prestar ayuda. Se usaba en las cortes de justicia para denotar a un asistente legal, un defensor, un abogado, de ahí generalmente, el que aboga por la causa de otro, un intercesor, un abogado, como en 1Juan 2.1: "Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo". ¡Qué precioso encontrarnos con que nuestro Consolador y Abogado son el mismo Parakletos! 

Por último voy a hablar del fin de la tormenta: la risa, la alegría.
El diccionario Strong define reír (gelao) como señal de gozo o satisfacción.
Isaías 61.3 dice que el Señor Jesucristo sería enviado para consolar a los enlutados, para que a los que lloran de Sion (quienes pertenecen a la Ciudad del Dios Vivo, la Jerusalén Celestial) se les de:
*Gloria...en lugar de ceniza
*Óleo de gozo...en lugar de luto
*Manto de alegría...en lugar del espíritu angustiado
*Daremos la gloria a Dios por ser llamados plantíos de Jehová

Hermanos, no tenemos un Dios inmensamente Misericordioso??!! Durante cualquiera sea la tormenta que nos haya venido encima, el Señor nos está consolando y al fin de ella tenemos gloria, gozo, alegría y hasta glorificamos a nuestro Padre por soportar las pruebas. El lo hace TODO, envía las tormentas, nos protege de ella y nos bendice con la luz del sol en la cara. Si aún no tenés este Dios Precioso, no te dan ganas de buscarlo?? "Acercaos a Dios y él se acercará a vosotros" Sgo 4.8

Que el Señor los bendiga, guarde y guíe =)
con amor, Vale


martes, 4 de septiembre de 2012

Felices los pobres en espíritu

Haré una pequeña introducción del llamado "Sermón del Monte" o "Bienaventuranzas" predicado por Jesús. Estos pasajes se hallan en Mateo 5-7 y Lucas 6.20-49.
Jesús venía de recorrer Galilea enseñando en las sinagogas, predicando el evangelio del reino y sanando enfermos (Mateo 4.23). La gente le seguía (Mt 4.25) y "viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos" (Mt 5.1). En cuanto a esta situación, Lucas 6.20a dice: "Y alzando los ojos hacia sus discípulos decía..."
Jesús sube al monte porque venía mucha gente siguiéndolo debido a que se había difundido su fama de sanador (Mt 4.24-25) y aparentemente quería dar una enseñanza a sus discípulos. No se sabe el nombre del monte al que Jesús sube, la biblia no lo menciona, pero se sabe que es en el sector de Galilea. En Lucas 6.17 dice: "y descendió con ellos y se detuvieron en un lugar llano..."
La palabra "monte" en griego es "oros". El diccionario Vine dice que cuando en Mt 5.1 usa oros, se refiere a los distritos montañosos en contraposición a las tierras bajas, especialmente la de los montes alrededor del mar de Galilea.
Que el Señor descendió, quizás, se refiere a que estaban llendo hacia el sur de Galilea y en el monte hallaron una llanura donde Jesús se sentó. Lucas 6.20a dice que mientras Jesús hablaba, alzaba los ojos hacia ellos, así que probablemente, los discípulos estaban de pie y el Maestro sentado.
Bueno, ahora que vimos en donde se hallaba Jesús con sus discípulos, de donde venía y la posición en la que se hallaba mientras les enseñaba puedo empezar a contarles lo que he aprendido bajo la guía del Espíritu Santo en el estudio personal de las Bienaventuranzas. Los invito a disfrutar de todas las bendiciones que el Señor tiene para los que le aman. Dichosos, felices, bendecidos, bienaventurados...


El reino de los cielos pertenece a los pobres en espíritu. Pobre (#4434, ptojós) significa mendigo, pordiosero, afligido. Está hablando metafóricamente, de pobreza espiritual. Podríamos decir que el reino de los cielos es de aquellos que tienen un espíritu humilde.
La Biblia Plenitud (pág. 1192) dice que los pobres en espíritu son los que reconocen su pobreza espiritual y dejando a un lado toda autosuficiencia, buscan la gracia de Dios. Similar a esto, pero más extendido lo explica La Biblia de Estudio MacArthur (pág. 1255): lo opuesto a la autosuficiencia. Se refiere a la profunda humildad de reconocer la absoluta bancarrota espiritual de si mismo cuando estamos apartados de Dios. Esto describe a aquellos que están agudamente concientes de su estado de perdición y carencia de esperanza fuera de la gracia divina.
Sabemos que el Señor da gracia a los humildes y se resiste a los soberbios (1Pedro 5.5, Prov. 3.34).
Gracia es el favor que Dios hace a los hombres al perdonar sus pecados y darles vida eterna en Jesucristo. Esa gracia la reciben los humildes, los pobres en espíritu. El Señor sí se resiste a los soberbios pero no se resiste a un corazón contrito y humillado (Salmos 51.17)
Cuando Jesús comienza Su Ministerio, lo hace predicando el arrepentimiento de pecados (Mt 4.17).
Juan el Bautista bautizaba en aguas a los que se arrepentían, para esto fue enviado antes, a preparar el camino a Jesús porque el Señor es quien bautiza en Espíritu Santo.
La llave que nos abre entrada al reino de Dios es tener un corazón arrepentido del pecado y un  espíritu humillado que sepa reconocer que necesita ser limpiado por la Sangre de Jesucristo para ser justo ante los ojos de Dios; que reconozca que solo la fe en el Hijo de Dios le da entrada gratuita al Cielo.
Por los tanto, los cristianos todos, somos bienaventurados, dichosos, felices, benditos; porque nuestra pobreza de espíritu nos llevó a los pies de Cristo y fuimos galardonados con abundancia del Espíritu Santo de Dios. Ahora somos un espíritu con el Señor porque nos hemos unido a El (1Corintios 6.17). Hemos sido bendecidos con toda bendición espiritual. 

Aleluya !! 

Que el Señor los bendiga, guarde y guíe =)
con amor, Vale





domingo, 2 de septiembre de 2012

La magnitud del Bautismo

Paul Ravenhill

Mateo 28:19

Algunos han expresado su deseo, su convicción de bautizarse. Por ellos y por el resto de nosotros que ya hemos sido bautizados, quisiera por un momento contemplar juntos algo de la profundidad, la magnitud, de esto que llamamos bautismo.

Mateo, versículo 18 del capítulo 28.

Los discípulos estaban allí y "Jesús se les acercó." Les habló diciendo, "Toda potestad me es dada en los cielos y en la tierra. Por tanto id y haced discípulos a todas las naciones bautizándoles en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñándoles que guarden todas las cosas que les he mandado y he aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo."

"Bautizándoles en el nombre
del Padre y
del Hijo y
del Espíritu Santo.

Ponemos mucho énfasis en que el bautismo es un testimonio al mundo. Realmente lo es, pero no creo que este es realmente el énfasis principal que le da la Biblia. Ya los Judíos tenían esa costumbre. Cuando alguien de las naciones alrededor se convertía a la religión hebrea y quería formar parte del pueblo de Israel, se le bautizaba. Claro, como los demás ritos judíos, éste tenia toda su reglamentación, desde cuantos litros de agua tenia que tener el bautisterio hasta todo lo demás. También Juan el Bautista usaba el bautismo como un símbolo, bautizando para arrepentimiento. Pero creo que Jesús esta usando este símbolo conocido del bautismo, revelando sin embargo, aspectos hasta entonces escondidos para el hombre. Y quiero que veamos el símbolo de la separación y la identificación en el bautismo.

"Bautízales en el nombre." Identifícalos con el NOMBRE...
De Dios el Padre.
De Dios el Hijo.
De Dios el Espíritu Santo

DIOS EL PADRE - que representa Dios en los cielos.
DIOS EL HIJO - que representa Dios en la tierra.
DIOS EL ESPÍRITU SANTO - que es Dios dentro de nosotros.

Ah, que pudiera explicarlo de alguna manera. Que pudiera transmitirlo... El peso, la magnitud que significa pararme e identificarme con Dios en los cielos... Porque yo estoy viviendo en la tierra! Porque soy hecho del polvo y de la ceniza de la tierra! Porque toda mi naturaleza y todas mis capacidades son terrenales y sin embargo estoy allí, ejerciendo ese tremendo privilegio que Dios dio al hombre. El privilegio de escoger. Y estoy diciendo, "Siendo yo de la tierra, conociendo mi tierra, teniendo ojos que ven la tierra, oídos que oyen la tierra, pies que pisan la tierra, escojo hoy un mundo que no he conocido y me identifico y me bautizo en aquel mundo invisible."

Es como Pablo decía, "Yo sé. Yo sé adonde pertenezco. Yo sé cuál es verdaderamente mi mundo. Vivo aquí pero no soy de aquí." Vivo aquí pero en mi bautismo proclamo, "aquí no me identifico." "No me identifico con nada en mi mundo, pero si me identifico con el mundo, con el reino, de Dios."

Alguien hablaba de los pájaros cuando llega el tiempo de la migración. El pajarito ha nacido en un pequeño nido sobre un árbol o sobre alguna montaña. Pasa el tiempo. Crecen las alas, crecen las plumas. Aprende a volar. Aprende a cazar. Aprende a bastarse solo. De repente algo adentro no le deja quedar quieto. Está en un mundo que le es conocido. Allí siempre ve el valle, allá el río, las pradera, mas allá el bosque... Está acostumbrado a volar y sobrevolar todo, pero de repente, algo ocurre en el pequeño corazón de este pajarito. Quizás es un pequeño colibrí en el Sur de Estados Unidos. Llega el frío, migra hacia el sur. Este pequeño colibrí, batiendo sus alas con toda sus fuerzas, cruza las aguas del golfo de México, como ochocientos kilómetros! (Dicen que es un esfuerzo increíble. Es como si un hombre corriera a todo velocidad por un par de días sin detenerse, sin parar.) ¿Por qué? Por que hay algo adentro que es mas fuerte que lo conocido; es mas fuerte que todo lo apreciado y amado, es mas fuerte que todo lo que es seguro. Algo que le impulsa diciendo en su corazón, "Hay otra tierra." No la ha visto nunca, no ha escuchado sus sonidos, no ha pisado sus praderas. Pero llega un momento cuando algo adentro le dice a este pájaro, "Tienes que ir. Tienes que ir."

El bautismo, el bautismo verdadero, es cuando en mi alma hay algo que dice, "Tienes que ir. Tienes que ir. Esta tierra no es mi hogar." "No puede el mundo ser mi hogar," dice la canción. Es que no puede, es que esta parte que es de la tierra, no es la parte eterna de mi ser. Esta parte que es de la tierra es mi cuerpo sujeto a enfermedades, a dolores, a necesidades, a hambre, a sed, a cansancio. Pero la parte eterna de mi ser tiene otro hogar y hay algo que no esta satisfecho hasta que emprendo el viaje. Cuando comienzo a viajar hacia allá recién entonces todo tiene significado. Cuando me doy cuenta y declaro delante del mundo, "Yo soy peregrino aquí. Nada de esto me pertenece. Sigo caminando porque hay otra cosa, otro lugar donde quisiera estar."

"Bautizándoles en el nombre del Padre." Sí, para vivir más allá del alcance de este mundo. ¿Que dijo Pablo? "El mundo para mi es crucificado y yo también para el mundo." No hay atractivo en un ser crucificado. Tan horrible era el aspecto de un crucificado que los Romanos que tenían a su cargo las crucifixiones solían emborrachares para no estar consiente de los gemidos, para no ver el retorcerse de aquella persona en la cruz, para no tener que soportar el sufrimiento, para que se amortigüe el impacto de todo aquello. Pero Pablo dice, "El mundo, (todo lo bueno, todo lo malo, todo lo que contiene) es crucificado para mi y yo también para el mundo." No puedes poseer las dos cosas. Hay que escoger. Dios puso delante de Adán, de Abraham, de Moisés, de David, de los profetas, de los apóstoles, de los discípulos, de nosotros, un escoger. Cuando entraron en la tierra prometida las últimas palabras de Josué fueron, "Escogéos hoy a quién sirváis. Pero yo y mi casa serviremos a Dios." Es el llamado de otro mundo.

¿Preguntas por qué la tentación tiene tanto poder en tu vida?
¿Preguntas por qué el desánimo tiene tanto poder en tu vida?
¿Preguntas por qué la incredulidad tiene tanto poder en tu vida?
¿Preguntas por qué los sentimientos suben y bajan?

Pues porque vives aquí. ¡No haz de vivir aquí! Dios te llama a que tu corazón corra y se remonte a El; a que tu fe esté depositada en El, como dijo Pablo, "Yo sé en Quien he creído y sé que El es fiel para guardar aquello que yo he depositado." Una cosa es caminar. Y otra cosa es, como los pájaros, poder volar. Es otra dimensión. Dios nos lleva a las alturas. Tengo que identificarme con las alturas. "Vengo Señor y ruego bautízame." "Bautízame en el nombre del Padre. Bautízame para aquel mundo porque allí quisiera estar. Allí quisiera pertenecer. Quisiera vivir en lo celestial. Quisiera verlo. Quisiera escucharlo. Quisiera caminarlo. Aun mientras estoy aquí en esta tierra. Este es el propósito de Dios. No es menos que esto. Nos lleva más allá. Nos lleva a otro nivel de vida."

El Antiguo Testamento, hablando de aquellos llamados por Dios dice, "Qué hermoso sobre las montañas son los pies de aquel que trae Buenas Nuevas." Pies que caminan en el poder la unción, la gracia, la visión de un mundo celestial. Hermoseado por una visión, hermoseado por el cubrir del Espíritu, hermoseado por el propósito de Dios y de esta realización de algo que no es de la tierra. Id a todo el mundo dice, "Y bautízales en el nombre del Padre." ¡Que privilegio!

"Pon sobre ellos el nombre de Mi Padre. Pon sobre cada parte de todo Su ser. Márcalos. Pertenecen al Padre. Pertenecen al mundo allá. Este mundo no tiene reclamos. Aquí son como extranjeros. Tienen otras leyes, otros principios, otra vida. Son llamados a caminar en el mundo de Dios."
Dijo Jesús "Padre, vengo para hacer Tu voluntad." Al bautizarme yo también estoy diciendo, "Padre, me bautizo ahora para hacer Tu voluntad. Padre, no la voluntad del mundo, no la voluntad mía, no la voluntad del diablo, no la voluntad de la gente. Vengo Señor tan solamente para hacer Tu voluntad." Es un separar a los propósitos y los principios de los cielos.

Dijimos que el Padre representa Dios en los cielos. Luego dice,
"Bautízales En El Nombre Del Hijo."
El Hijo representa Dios en la tierra.
Para vivir en esta tierra como el Hijo de Dios vivió en esta tierra.

Para caminar en esta tierra como el Hijo de Dios camino en esta tierra. Sin que ninguna de las cosas de esta tierra jamas se pegue a las manos. Jesús no tuvo nada. Yo se que hay momentos en que Dios no da algo. Pero realmente si tomamos el primer paso, si nos identificamos con el cielo, una cosa que llegamos a saber es cuán poco debemos a esta tierra, cuán poco la necesitamos, cuán poco reclamo tiene sobre nosotros.
Cuando Dios empezó a llamar a los Suyos en el Antiguo Testamento, llamo a Abraham, y luego a Isaac, después a Jacob. Y dice: "Abraham, Isaac y Jacob vivieron en carpas." ¿Qué significa eso? Dios esta subrayando un principio: los suyos no pertenecen aquí. Esas carpas son simbólicas de algo que es transitorio, provisorio. No voy a llamar nada mío aquí. Todo lo mío esta allá.

Recuerdo el relato (la leyenda) de aquella mujer rica que murió y se fue al cielo. Un ángel la acompañaba guiándola por las calles de oro. Estaba totalmente anonadada con todo lo que veía a su alrededor. Vió unas casas esplendorosas por allí, mansiones deslumbrantes. "Y cual es mi casa,?" preguntó al ángel. "Yo te voy a llevar," fue la contestación. "Será esta, será esa, será aquella?" "No," le aclaró el ángel, "esa casa que estas señalando es la de tu jardinero." "Ah la de mi jardinero Juancito." "Si Juancito, que manejaba pala y machete en mi jardín, tiene una casa así," estaba pensando ella, "¡¿Cuánto mas hermosa va a ser mi casa?!" Y ya segura de la hermosura que le esperaba siguió caminando y hasta gozándose por el pobre Juancito. Después de todo, en la tierra Juan había vivido tan humildemente... Siguieron caminando y parecía que iban dejando atrás esa región de mansiones. "Y mi casa?" Volvió a preguntar la mujer. "Si, ya vamos hacia allá." Por fin doblaron un recodo del cielo. Y quedo a la vista un pequeño, ranchito celestial, bastante pobre comparado con todo lo demás, bastante limitado, pequeño. Dijo el ángel del Señor, "Allí esta tu casa." Ella le miró y le dijo sorprendida, "¿Mi casa? ¿Como? ¿¡Como!? Y el ángel le contestó, "Si señora, porque nosotros aquí edificamos con lo que ustedes mandan desde la tierra." "Nosotros aquí edificamos con lo que ustedes mandan de la tierra." Ya no había nada más que decir. ¡Había sido que el jardinero estuvo acumulando tesoros en los cielos! Con su vivir, su caminar, con su orar, con su leer de la Biblia, su meditar, el abrir de su corazón a lo celestial... Y mientras tanto se iba edificando más y más una mansión para él cerca del corazón de Dios. Pero aquella mujer había estado ocupada en vigilar todo, mirando que Juan plantara todas las plantas... no fuera que cuando ella le dió una docena él se llevara dos a su casa. Y que cuando Juan tomaba su merienda en un momento de descanso, que no pasara demasiado tiempo porque debía levantarse y volver a trabajar. Ella tenía que vigilar todo, Juan, la mucama, todo. Tenía tantas responsabilidades cuidando su hermosa casa y todo lo valioso que había en ella… Mientras tanto los albañiles celestiales no podían edificar su casa porque no tenían materiales con qué trabajar! Como dije, esto es una leyenda, pero algo de verdad tiene.

Hay una poesía que dice, "Y si El te quitara hoy aquella cruz tan pesada de la cual tantas veces le haz pedido que te libre, tu tendrías que decir, ‘Déjame volver. Todavía no Te he alabado.’" Quiso decir que pasó por la prueba pero con quejas. Pasó por la prueba con egoísmos. Pasó, pero con preguntas. Y cuando llegó al cielo se vió a sí mismo y dijo, "Dios déjame volver." "Déjame volver porque quiero que mi caminar en la tierra sea una alabanza. Quiero que la parte terrenal de mi ser refleje la realidad de las cosas eternas."

Bautízales en el nombre del Hijo para que puedan vivir como peregrinos, enfrentando lo terrenal con lo celestial. Y plantando en la tierra semillas que traen fruto con sabor a eternidad.

El Evangelio no es un decir "si" al Señor y después tratar de vivir como podemos. No, no. El Evangelio es un bautismo. Es un entrar a pertenecer a algo mucho más grande que nosotros. Es identificarnos con todo lo que son los cielos y la eternidad. Identificarnos con toda esta vida de triunfo y de fe en la cual caminó Jesús en esta tierra. Conocerle en Su identificación con el Padre. Conocerle en Su muerte a este mundo y también conocerle en Su resurrección. Vino para hacer la voluntad del Padre. Murió en esta voluntad y resucito en esta voluntad. Y hay un proceso similar para nosotros.


Que Dios empiece a llevarnos a dejar todo lo que no es de El. Hay una muerte a todo natural y después, como aquellos en el Apocalipsis, "entró en ellos el Espíritu de Dios y se levantaron, y se pusieron sobre sus pies." ¿Sabes qué es el que Dios te ponga sobre tus pies? Las cuitas y penas y pavadas y estupideces y los enojos y tentaciones y liviandades de esta tierra ya no te tocan porque Dios te puso sobre tus pies. Puedes ver las cosas de otra manera. Ya todo lo que es de este mundo no te atrae. Ya no atrae.

Luego, dice,
"Bautízales en el nombre del Espíritu Santo."

En el primer sermón, en Hechos dos, cuando el pueblo preguntó, "¿Qué haremos?." Pedro dijo, "Arrepentíos, bautizaos y recibiréis el Espíritu Santo." Vale decir, "Señor, yo quiero vivir no por el poder de mi espíritu, no por la capacidad de mi mente. No por la energia de mis emociones. Señor, yo quiero vivir bajo el impulso y bajo la dirección y bajo el poder de Tu Espíritu Santo. Señor, yo no quiero que este mundo llene mi visión pero que no sea la vida que yo vivo." Dijo Pablo, "La vida que yo vivo ahora vivo por la fe del Hijo de Dios."
http://www.ravenhill.org/esp


Espero les haya gustado este sermón, a mi me marvilló, me pareció muy espiritual y edificante, que el Señor los bendiga, guarde y guíe =)
con amor, Vale


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...