martes, 9 de octubre de 2012

Felices los de limpio corazón


Los de limpio corazón son los únicos que verán a Dios. En Ezequiel 36, el Señor dice: "25 Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré.26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra". Esto es lo que Dios hizo en todo cristiano redimido por la sangre de Jesucristo:

1* Nos limpió de todo pecado (v.25). Perdonó nuestros pecados cuando recibimos a Jesús como nuestro Salvador. Cuando crei que Cristo ocupó mi lugar, cuando para Dios morí en esa cruz y fui reconciliada con Dios a través de la sangre derramada de Su Hijo Jesús. 

2* Dios también es un cirujano de corazón (v.26). Al instante de entregarnos a El, nos da un corazón de carne y aquel viejo corazón de piedra que nos limitaba, que nos mantenía lejos de las cosas santas de Dios, en la oscuridad de nuestras malas obras es quitado de nuestra carne. 

3* Dios pone en nosotros Su Espíritu Santo (v.27). El Espíritu Santo es quien nos guía, ministra, consuela, enseña. Es el Espíritu de Dios y de Cristo que viene a vivir en nosotros. Somos sellados con Su Espíritu como garantía de que somos suyos. Cristo pagó su vida por nosotros, y ahora somos suyos. Porque el Espíritu de Dios es puesto en nosotros es que dice: "...y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos y los pongáis por obras". (Hebreos 10.16-25) Entonces, podemos decir, que no hay manera de que alguien que no tiene al Espíritu de Cristo pueda llegar a vivir la vida nueva nueva que Dios pide (Colosenses 4.22-24). No puede responder a la voz de Dios cuando dice: "Sed santos porque yo soy santo" o "Seguid la paz con todos y la santidad..." Un cristiano puede caer en pecado, incluso puede pecar por algún período pero su vida tiene que tener algún fruto a lo largo del tiempo. Tiene que haber crecimiento espiritual...Cuando la vida de alguien permanece igual que siempre es que no puede verse la obra regeneradora del Espíritu Santo y tristemente esta persona que se llama cristiana se está yendo al infierno.

Si tu eres una de esas personas que no puede dejar de pecar, quiero decirte que quizás el Espíritu Santo no esté en vos, e intentas ganar tu salvación por obra propia, te esfuerzas demasiado, te cansas, lo haces todo con tus fuerzas y no con las que da el Espíritu; por eso es que debes asegurar tu alma hoy en las manos del Señor. Arrepiéntete con sinceridad de tus pecados, reconoce que eres pecador y un abismo te separa de Dios. Cristo es el camino al Padre. Eleva una oración a los Cielos y entrega en serio tu vida hoy al REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES, a este Precioso Salvador del cual quizás siempre escuchas hablar en la iglesia a la que te congregas pero a quien en realidad no conoces. Entrega hoy tu vida a El, toma compromiso con Dios, si crees como creen los niños recibirás al Espíritu Santo, El descenderá desde el trono de Dios a asegurarse que eres suyo.

"Cercano está Jehová a todos los que le invocan, a todos los que le invocan DE VERAS. Cumplirá el deseo de los que le temen; oirá asimismo el clamor de ellos y LOS SALVARÁ"
                                                                                                              Salmo 145.18-19
Que el Señor los bendiga, guarde y guíe =)
con amor, Vale


2 comentarios:

  1. Hola hna Valeria...¡Amén! Somos limpios, porque Cristo es nuestro fiador y el Padre nos ve a través de Su amado Hijo. Somos limpios, santos y aceptos delante de Dios, porque Jesús pagó el precio de nuestro pecado en la cuz del Calvario. Tu mensaje me ha edificado mucho, deseo que Dios te continúe bendiciendo, recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...