viernes, 14 de septiembre de 2012

Felices los sedientos y los hambrientos

En Lucas 6.21a dice: "Bienaventurados los que tenéis hambre porque seréis saciados"
La palabra justicia (#1343, del griego dikaiosúne) que aparece en las bienaventuranzas proviene de "equidad" como carácter o acto, pero especialmente se utiliza con respecto a la justificación. El diccionario Certeza (pág. 767) dice que:  "para Pablo, la justificación es la acción de Dios de remitir los pecados de los hombres culpables, y considerarlos justos, gratuitamente por su gracia, mediante la fe en Cristo, sobre la base, no de sus propias obras, sino de la obediencia a la ley y el derramamiento redentor de su sangre por parte del Señor Jesucristo, en representación de ellos."
Toda persona sin Cristo, tiene hambre y sed de la Justicia Divina, incluso sin saber que necesita de ella. Es tal el hambre y sed que las personas se convierten en compradores compulsivos, buscadores de todo tipo de placer, y mucho mas, con el solo objeto de llenar, de saciar o satisfacer ese vacio interior (que no saben con qué taparlo), yendo a terapias alternativas, gastando dinero hasta endeudarse, cambiando de auto, de casa, de marido o esposa, de novios, de amistades...en un fracasado intento de llenar con cosas materiales o "sensoriales", el unico lugar en nuestro interior que tiene las dimensiones del Espiritu de Dios. Jesus dice en Lucas 6.25a: ¡Ay de vosotros, los que ahora estais saciados!porque tendreis hambre...Muchas personas hasta han logrado llenar el lugar de Dios con falsas religiones, con los deleites de este mundo o al igual que los fariseos con una justicia propia, pero esa llenura solo es temporal, son como el pozo de Jacob . Ay, de ellos! En cambio, Jesus es una fuente inagotable de vida que sacia la sed, es un pan sabroso que sacia el hambre. Su Santo Espiritu fluye en nosotros como rios de agua viva, que dan de beber a todos los que tienen sed de Dios, a los quebrantados de corazon, a quienes saben que no merecen la entrada al Cielo porque sus obras son sucias ante la Santidad de Dios. Cuando nos rendimos a los pies de Jesus, el Hijo de Dios, y le reconocemos como Salvador de nuestras almas, es que somos saciados o satisfechos de la Justicia Divina. ¿Porque digo esto? Porque la Escritura dice que "no hay justo ni aun uno", esto quiere decir que todos los hombres son injustos y por lo tanto merecen la condenacion eterna. Pero Cristo, el Justo, vivio 33 años una vida de santidad, fue tentado pero nunca peco, el descendio del Cielo en donde moraba con Su Padre desde la Eternidad, y fue engendrado en Maria por medio del Espiritu Santo. Cristo ocupo tu lugar, y el mio en la cruz del Calavario. Murio la muerte que nos correspondian a vos y a mi. La Ira de Dios que nos correspondian se descargo sobre el cuerpo, alma y espiritu del Santo Hijo de Dios. Jesus fue sepultado y por el Poder de Dios fue levantado de entre los muertos. Mas tarde ascendio a los Cielos y se sento a la diestra del Padre, al lugar de Gloria que siempre fue suyo. Si crees esto, pide perdon a Dios por tus pecados, Recuerda que el Señor Jesucristo está Vivo y puede escucharte, Invoca Su Nombre y dile que crees en que Su Sacrificio puede darte la Vida Eterna. Si es asi, tu oración sera respondida recibiendo al Espiritu Santo en tu interior. Seras saciado/a de Justicia, seras justificado, y santo ante Dios, porque en realidad tu vida estará escondida en Cristo. Para Dios ya moriste en esa cruz, ahora ve a Su Hijo Jesus viviendo en vos, en la forma del Espiritu Santo. Serás Pleno en Dios, veras que ya no necesitarás llenarte de cosas materiales o andar de noviazgo en noviazgo para sentirte pleno, porque ahora tienes la LUZ DE LA VIDA viviendo en vos y esa LUZ ES JESÚS. Lee la Biblia, ora a Dios, recibiendo a Cristo en tu corazón podrás llamar Padre al Creador del Universo, ese Dios que te parecía lejano, será muy cercano.

Que el Señor te bendiga, guarde y guíe =)

con amor, Vale

"Cualquiera que bebiere de esta agua (del pozo de Jacob), volverá a tener sed; más el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna" JESÚS (Juan 4.13-14)
"Si alguno tiene sed, venga a mi y beba. El que cree en mi, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él"
Juan 7.37-39

2 comentarios:

  1. Mi querida hna Valeria...este mensaje es edificante, para la gloria y honra de Dios. Recibe mi cariño de siempre y un enorme abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...