viernes, 7 de septiembre de 2012

Felices los mansos

La palabra "manso" (Strong, #4239 ) viene del griego praús que significa apacible, pacífico, humilde. El diccionario Vine la define de la siguiente manera: "Más bien es una obra efectuada en el alma, y se le ejerce en primer lugar y ante todo para con Dios. Es aquella disposición de espíritu con que aceptamos sus tratos con nosotros como buenos, y por ello sin discutirlos ni resistirlos. Este término está estrechamente relacionado con la palabra "humildad" (tapeinofrosune)  y es una directa consecuencia de ella...esta mansedumbre ante Dios, lo es también ante los hombres malos, en base de estar conciente de que éstos, con todos los insultos y malos tratos que pueden inflingir, son permitidos y empleados por Dios para la disciplina y purificación de sus elegidos"

Queridos hermanos, la mansedumbre es un gajo del fruto del Espíritu Santo. El ser manso pertenece al carácter de Cristo. Jesús nos dice en Mateo 11.29: " Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas"...por lo tanto, es una característica que todo discípulo de Cristo debería tener. Ser manso es aceptar la Voluntad de Dios en nuestras vidas. Cuántas veces hermanos nos quejamos de lo que nos toca vivir, cuántas veces somos soberbios en vez de humildes y no permitimos que el Señor nos transforme a esa Preciosa Imagen de sencillez, cuántas veces Dios nos pone la misma prueba y seguimos cometiendo el mismo error...? Eso es rebeldía, hermanos. Es lo opuesto a ser mansos. Mientras estudiaba esta bienaventuranza, vinieron a mis recuerdos la disciplina de mi Padre Celestial para conmigo. Leamos lo que nos dice Hebreos 12: 

"Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.
Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;
y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo:
    Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
    Ni desmayes cuando eres reprendido por él;
Porque el Señor al que ama, disciplina,
Y azota a todo el que recibe por hijo.
Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?
Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.
Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
10 Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos de su santidad.
11 Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados."

Hermanos amados, el Señor nos exhorta de variadas formas y nos envía mensajes de todo tipo cuando estamos yendo por el camino equivocado, porque El es Bueno y Misericordioso. Pero a veces nosotros hacemos oídos sordos, nos hacemos los distraidos, y seguimos poniendo excusas para seguir deleitándonos en nuestros pecados. Hasta que el dia menos pensado recibimos ese castigo, esa disciplina, que les digo que muchas veces tiene un costo muy alto, al menos ante nuestros ojos. Incluso en esa disciplina podemos perder a seres queridos, estabilidad económica, hasta nuestra propia vida como les sucedió a Ananías y Zafira cuando mintieron al Espíritu Santo. Oh, si! con Dios no se juega. Hay que temerle, El es Soberano sobre TODO y TODOS. Nuestro Padre nos disciplina, como todo padre a su hijo, sino seriamos bastardos. En Santiago 4.5 dice que el Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente. Si continuamos leyendo en Hebreos 12.10 nos dice que El nos disciplina para hacernos participantes de Su Santidad. Así que, queridos hermanos, nuestro Señor nos salvó y somos de El, esa tierra eterna que nos corresponde por ser co-herederos con Cristo, la heredaremos porque El nos prometió que nos prepararía lugar, y Dios cumple Sus Promesas. Si somos hijos obedientes mucho mejor aún porque tendremos entrada espaciosa al Reino de los Cielos, y viviremos una vida abundante aquí en todas las bendiciones espirituales que Dios desea darnos; pero la desobediencia solo nos lleva al sufrimiento y Su Disciplina de la cual no hay escapatoria (si es que somos Sus Hijos en verdad) es dolorosa.
Les digo, que luego de la disciplina, vamos a ver a nuestro Padre con más respeto, con temor sabiendo que El es Justo, y aprenderemos a someternos a El...a ser mansos...a dar fruto apacible de justicia. Quizás esto es lo que quiere decir Hebreos 12.11:  "Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados."

Entonces, los mansos son bienaventurados porque recibirán la tierra por heredad. El Salmo 37.11 dice: "Pero los mansos heredarán la tierra y se recrearán con abundancia de paz". Este salmo habla especialmente del camino que llevan los malos y cual será su recompensa. También dice en el v. 22: "Porque los benditos de él heredarán la tierra y los malditos de él serán destruidos"
¿Quienes son benditos y quienes son malditos? 

Sabemos que los mansos son benditos o felices porque recibirán la tierra por heredad. Hay muchas personas que son mansas en este mundo, pero no todas ellas tienen a Jesucristo como Salvador, sino que simplemente tienen una buena ética y moral. Cuando los salmos nos hablan de justos, se refiere a los escogidos de Dios, a los redimidos por la sangre de Jesús. Justo no se refiere a cualquier persona que a "sus ojos" hace las cosas bien, o que cree que por justicia propia puede ser bien visto ante Dios. Jesús fue el único Justo, quien cumplió en perfección la ley, quien siendo en forma de Dios se despojó a si mismo y vivió como hombre pero sin pecado, quien siendo el Hijo de Dios y Heredero de Todo se hizo Siervo para salvar a los pecadores del Castigo Eterno. Si aún no tienes a Cristo en tu vida, si no depositaste tu fe en él, no tienes la vida eterna y ninguna manera de agradar a Dios por muchas cosas buenas que creas que haces. La Biblia nos dice que: el justo por la fe vivirá. No dice que: el justo por obras propias vivirá. Cree en que Jesús es el único sacrificio agradable al Padre, y cree que el mismo Poder de Dios que le levantó de entre los muertos puede darte redención, perdón de pecados y una eternidad en comunión con el Padre. Invoca el nombre de Jesús y serás salvo. Recibe al Espíritu Santo como garantía de salvación, hasta que el Señor vuelva por Su Iglesia.

¿Qué significa recibir la tierra? Hebreos 11 nos dice que: "Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.
Por la fe habitó como extranjero en la tierra prometida como en tierra ajena, morando en tiendas con Isaac y Jacob, coherederos de la misma promesa; 10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios."

Cuando los cristianos recibimos a Jesús como Señor y Salvador, pasamos a formar parte de todo lo que tenga que ver con Jesucristo. Romanos 8.17 dice: "15 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre! 16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. 17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados."
Al recibir el Espíritu de Cristo en nosotros...Su Padre se convierte en nuestro Padre Celestial, y somos co-herederos de Cristo...SI es que padecemos con él. "Salgamos, pues, a él, fuera del campamento, llevando su vituperio; porque no tenemos aquí ciudad permanente, sino que buscamos la por venir" (Hebreos 13.13-14)

Hermanos, busquemos la guía del Espíritu Santo para ser santificados, de gloria en gloria, haciendo lo que agrada a nuestro Padre y Señor. Seamos agradecidos porque hemos recibido un Reino Incomovible, porque hemos sido sentados en lugares celestiales...
Que el Señor los bendiga, guarde y guíe =)

con amor, Vale


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...