sábado, 8 de enero de 2011

Descargas en internet: ¿Y los derechos de autor?


"No hurtarás" Deuteronomio 5.19


Quería compartir con mis hermanos de la fe, sobre algo que el Señor me ha exhortado. Es con respecto a todo el material cristiano que hay en internet: tanto la literatura como la música. Tengo preferencia por la lectura así que me voy a explayar en ésto. Hay preciosos libros escritos por predicadores actuales como por ejemplo por nombrar alguno: John Piper o MacArthur, que en la librería cuestan quizás arriba de treinta pesos y en internet solo un click por la descarga(porque alguien, quizás con la mejor intención, se tomó el tiempo de escanear).



A menos que el autor de los libros, de un permiso para que sean de libre publicación o que el escritor haya muerto hace más de 70 años y sus obras pasado a dominio público(el caso de autores como por ejemplo: John Owen, Bunyan, Lutero,etc); es piratería, es ROBO.

"Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. Ninguno busque su propio bien, sino el del otro"
1Corintios 10.23-24

Dios nos manda a que seamos honrados, que antes de buscar nuestro bien, busquemos el bien del prójimo. Sé que por nuestra mente suelen pasar las palabras de que "todos lo hacen" o "qué le va a hacer si ese predicador tiene mucho dinero", etc. Pero esa voz no es la de Dios y muchas veces trata de convencernos de nuestro gran deseo de leer ese libro. Aunque el libro que queramos leer sea para la gloria de nuestro Señor y nos traiga gran bendición a nuestro espíritu, la fuente no es la apropiada. Dios nos creó para que seamos siervos de justicia. Usemos internet sabiamente. Todo es lícito, pero no todo conviene.


Por más que nos atraiga mucho un libro que esté ahí nomás, "al alcance de nuestro dedo" en internet, es preferible ahorrar dinero, ir a la librería, comprarlo y salir de allí con la conciencia tranquila, un espíritu recto y el corazón limpio. En nuestro andar con el Señor, los pasos se van haciendo más estrechos, y cada día vamos muriendo un poquito más por amor a Aquel que murió por nosotros. Seamos dignos de nuestro Padre Celestial, de nuestro Salvador Jesucristo y del Espíritu Santo que mora en nosotros, incluso en las pequeñas cosas. Pidamos perdón por todas las veces que hemos hurtado sin darnos cuenta o quizás porque otros lo hacen.

"Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría;
Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia."
Proverbios 4.7

Por Vale




Gracias Jenny por hacer estas preciosas imágenes y permitir que las use libremente para embellecer mi blog.(tomadas del blog: http://jesucristoelqueamamialma-graficas.blogspot.com/)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...